¿Para qué sirve un sitio web?


En la sección anterior hemos hablado de las características de un sitio de internet en esta sección hablaremos de sus funciones. ¿Para qué sirve un sitio web? Sirve para muchas cosas pero hay tres funciones que consideramos las más importantes y fundamentales, a las que va dirigido el proyecto y las que hacen verdaderamente la diferencia. Los nombres que reciben estas funciones, seguramente, le sean familiares y así debe ser: son nombres tomados del área de trabajo del marketing. Esto, claro está, no es de extrañar dado que un sitio web en pleno funcionamiento es una herramienta de marketing de primer nivel.

Publicidad: la publicidad en internet no es igual a la publicidad tradicional. En ésta los avisos son el centro de la atención relegando al producto en sí a un segundo plano. ¿Cómo sucede esto? Veamos los dos tipos de anuncios típicos de la publicidad tradicional: los que exageran las propiedades de los productos y los que conmueven mediante su argumento. Los primeros son muy comunes de utilizar para auspiciar producto de limpieza. En estos avisos podemos ver cómo un producto X limpia más allá de lo que hubiera sido posible imaginar. Es evidente que estos productos no tienen tal poder de remoción de manchas pero así son mostrados en los avisos. El fin, claro está, no es "engañar" al público para que crea que es verdad que de una sola pasa la casa queda brillando sino presentar al producto de manera grandilocuente y generar curiosidad y agrado en el receptor. En este caso la información real sobre el producto (qué hace, qué componentes tiene, etc.) es casi nula para darle todo el espacio a la ficción y a la exageración. El otro caso es el de la publicidad que conmueve mediante su argumento. Se trata de publicidades en que se narra una historia que puede tener que ver o no con el producto que se está vendiendo. La historia busca conmover los valores más importantes el grupo meta para que al finalizar el aviso y presentar el producto toda esa emoción sea transmitida al producto: hacer que la emoción proveniente de la historia se canalice hacia el producto que no tuvo ninguna participación en la generación de tal sentimiento.

Por ejemplo, había una publicidad de un whisky muy famoso que presentaba a un androide hablándole a la cámara. Con un buen guión y una muy buena fotografía el comercial televisivo presentaba la historia de este androide (contada por él): se decía que podría vivir por siempre y que nada acabaría consigo mientras no se descomponga, pero el robot estaba triste, tenía una añoranza que se muestra al final. Termina diciendo algo así como "yo puedo ser eterno mientras no me descomponga pero un hombre puede hacerse inmortal con un solo acto grandioso". Acto seguido se mostraba la botella y el logo de la marca de whisky. Era un anuncio muy bueno y efectivo y nos sirve perfectamente para ilustrar cómo el producto está completamente escindido del aviso que lo promueve: este aviso del androide hubiera podido ser utilizado para una increíble variedad de productos sin el más mínimo cambio en su configuración.

En cambio, en internet sucede lo contrario. Los avisos tiene una relevancia mínima: son pequeños y antiestéticos enlaces en páginas que tengan un contenido similar al de la que se está auspiciando. La función del aviso es informar acerca de la existencia de este sitio, contar en dos líneas de qué se trata y dirigir el navegador hacia él al hacer clic en el enlace. En este caso, el aviso no tiene importancia sino que lo que puede interesar es lo ofrecido mientras que también es cierto que estos avisos no conmueven ni convencen a nadie y que esta función deberá cumplirla el diseño del sitio. Así, cuando se diseña hay que tener muy presente el darle al diseño un aire publicitariamente correcto, atractivo y cautivador.

Promoción: la promoción consiste en agregar algo a un producto para hacerlo más deseable. Un sitio web es una gran herramienta de promoción si se la utiliza con ingenio. Daremos tres ejemplos de posibles usos promocionales.

  1. Usted puede colocar en los productos a promocionar unas etiquetas que tengan impreso el resumen de la promoción, la dirección de su página web y un código alfanumérico. Cuando las personas ingresen a su sitio corporativo tendrán un lugar en donde ingresar el código de las etiquetas. Al hacerlo se les concederá acceso a una página oculta de la que se podrán imprimir dos entradas gratis para ir al cine, al teatro o invitaciones a cenar. De esta manera usted logra que muchas personas que sólo compraron el producto por la promoción conozcan cabalmente a su compañía a través de su sitio web.
  2. Usted puede colocar una sección en su sitio en la que figuren las ofertas del mes. Estas ofertas sólo serán publicadas en la página web de su compañía. Así, las personas deberán ingresar a ella para conocer qué productos están en promoción en determinado mes. El beneficio de hacer esto radica en la creencia injustificada pero entendible de los usuarios de internet de creer que son los únicos que están viendo un sitio. En nuestra opinión esta creencia en la exclusividad proviene de dos errores, uno técnico y otro, digámosle, visual. El error técnico que lleva a las personas a creer que son las únicas que están viendo un sitio es la creencia en que si la página está siendo visualizada en mi ordenador no puede estar lo siendo en otro al mismo tiempo. El error "visual" es el no ver a nadie más en la el sitio. Quizá parezca absurdo, pero toda la vida hemos constatado que un lugar este lleno o vacio a partir de observar si hay o no más gente con nosotros. Al ENTRAR a un sitio y no tener noticia de que haya otra persona en él consideramos que sólo nosotros estamos allí. Entonces, como las personas creen que sólo ellas tienen la suerte de estar viendo estas ofertas querrán hacer uso de su buena suerte e ir a comprar los productos en promoción.
  3. Usted puede ofrece cupones de descuento listos para ser impresos publicados en su sitio web. Para acceder a ellos las personas deberán ingresar su nombre y dirección de correo y aceptar recibir información de la empresa. De esta manera usted logra que las personas tengan noticias actualizadas de las novedades de la compañía y entablar un diálogo con ellas.

Canales de venta: toda campaña de marketing intenta ampliar y perfeccionar los canales de venta existentes y crear nuevos canales. Internet puede significar el mayor y más impresionante canal de ventas para su empresa. Tener un sitio e-commerce (de ventas online) le permitirá vender en todo momento, a todo el mundo, sin restricción de horarios ni de días feriados o no laborales. Muchas empresas exitosas han utilizado este mecanismo de venta y han consagrado su éxito a partir de la venta por internet.


Visita nuestras páginas amigas

designers for hire

designer pages

Web design creativity

http://www.logtechnology.net

graphic design help