Identidad corporativa


La identidad corporativa es el conjunto homogéneo de elementos de diseño que transmiten un mismo y único mensaje empresarial. La coherencia entre los componentes es lo más importante para que en cada caso la empresa se vea representada integralmente. Es por eso que debe haber un criterio que se mantenga y del que ningún elemento se aparte. Claro está, esto no quiere decir que se debe crear un conjunto homogéneo y sin gracia: cada elemento debe explotar sus potencialidades al máximo.

El logo juega un rol protagónico en el conjunto de identidad corporativa. Su valor reside en ser el elemento fundamental y fundacional del mismo. El carácter fundamental del logo consiste en que sin él la empresa no funciona, no puede vender su productos ni hacer publicidad. ¿Usted les daría a sus hijos un yogurt que no tenga un logo? ¿Les daría un yogurt que no sabe de dónde proviene ni quién lo produce? Claro que no, nadie lo hace y es por eso que el logo es lago fundamental para que una empresa pueda operar.

El carácter fundacional consiste en que al ser el logo el elemento más importante y, necesariamente, el primero es a partir de él que se crea el criterio que deberán seguir los demás elementos. Es el logo quien hace las veces de brújula de los diseñadores indicándoles qué parámetros gráficos y semánticos deben seguir en cada uno de los diseños posteriores que la empresa les encargue.

El sitio web es el segundo elemento en importancia dentro el conjunto de identidad corporativa. Es por eso que es de vital importancia que este mantenga los parámetros que ha fundado el logo corporativo. Si no lo hace pueden ocurrir dos cosas:

  • Que el público no considere al sitio web como parte de los diseños representativos de la compañía. Es decir, que el público considere que el diseño del sitio no es el indicado, que no transmite el mensaje al que están acostumbrados y que por lo tanto no tiene derecho a hablar en nombre de la compañía. En este caso, lo que sucede es que el diseño debe ser modificado para que se adapte a los parámetros que corresponde. Así, se pierde tiempo y dinero pero de alguna manera hay que alegrarse porque el problema pudo haber sido mucho peor
  • Si el público sí entiende que el diseño es propio de la empresa y que el mensaje es el mismo de siempre se produce un terrible problema. Dado que el mensaje evidentemente no es el mismo (ya que el diseño no respeta los parámetros que reguardan el mensaje) el público está considerado que el nuevo y equivocado mensaje es el de siempre y así todo el conjunto de identidad corporativa es reinterpretado a partir de elementos en error.

Visita nuestras páginas amigas

marketing

graphic design

graphic design

logo designers

Web design creativity