Relación cliente-diseñador


Hay dos errores clásicos en la relación con el diseñador, en verdad son dos extremos de la misma actitud que deben evitarse. La relación con el diseñador es lo que decide el éxito o el fracaso del proyecto de diseño. Veamos qué es lo que no debemos hacer.

Cuando el diseñador no tiene espacio. El diseñador es un profesional que además de traer consigo el conocimiento técnico de los programas de diseño conoce otros aspectos técnicos menos prácticos referentes a la planificación del proyecto que deben ser escuchados. Es más, estos conocimientos teóricos sumados a la experiencia y la vocación resultan en una persona con una capacidad de crear e imaginar muy pronunciada y es así como debe entenderse un diseñador. El diseñador no es quien se sienta y dibuja algo, antes pensó en eso, lo analizó desde diferentes perspectivas y cuando se sienta no sólo vuelca lo pensado sino que experimenta y se abre nuevas posibilidades. En resumen, si no se permite que el diseñador cree, se está desperdiciando su mayor habilidad.

Cuando el cliente está mudo. Para que el diseñador tenga con qué trabajar es necesario que el cliente haga una correcta indicación acerca de qué es lo que desea. Es decir, el cliente tiene que traer consigo ideas además de dinero, no se trata de sentarse y dibujar un logo bonito: hay que buscar un símbolo gráfico que represente a la compañía y a las ideas del cliente. Así, usted tiene que esforzarse por darle algo preciso al diseñador. Algunas personas son duras con las palabras y se sienten algo limitadas para explicar una idea, pero eso no es un problema: hay muchas formas de comunicarse con el diseñador. Por ejemplo, si usted no puede expresar en palabras la idea que tiene en mente, puede mostrarle al diseñador otros diseños de su agrado y que transmitan una idea similar a la que usted desea.


Visita nuestras páginas amigas

http://www.designfirmonline.com

American design

design for medicine

Web design creativity

graphic design